Arranca la campaña con Forrajes y Proteínas en plena actividad a pesar del Covid-19 y las lluvias

Arranca la campaña con Forrajes y Proteínas en plena actividad a pesar del Covid-19 y las lluvias

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Actualidad / Cultivos

La alarma sanitaria por el coronavirus no ha frenado la actividad en Forrajes y Proteínas, la deshidratadora ubicada en Villalar de los Comuneros (Valladolid). Desde el primer día hemos aplicado todas las medidas de seguridad necesarias para seguir deshidratando forrajes con normalidad. Las lluvias constantes de esta primavera sí están condicionando el inicio de una campaña que promete buenas producciones.

“El campo no para…”, justifica sumándose a una de las máximas del sector Julia González, responsable del departamento de Compras y Área de Campo. “Trabajamos en un sector vital y seguimos con nuestro ritmo de trabajo normal para las fechas en las que nos encontramos, en plena campaña de forraje”, añade González.

Desde el inicio del estado de alarma aplicamos todas las medidas de seguridad marcadas por las autoridades sanitarias: mascarillas, geles, evitar contactos y otras. Además, en cada cambio de turno desinfectamos las zonas y maquinaria que lo requiere.  Y en oficina combinamos el teletrabajo con jornadas presenciales en turnos para coincidir lo menos posible. De esta manera, las instalaciones de Forrajes y Proteínas permanecen abiertas.

Las visitas a la fábrica son siempre con cita previa. En los contactos con el agricultor mantenemos la distancia de seguridad, siempre con mascarilla y durante el menor tiempo que sea posible. 

“Por suerte, son muchos los agricultores que confían en nosotros. Forrajes y Proteínas lleva desde 2002 deshidratando y eso nos permite realizar los contratos a través de correo electrónico, WhatsApp… para firmarlo una vez que concretemos la cita”, explica.

La mayor parte del forraje que producimos en Villalar de los Comuneros tiene como destino final la exportación. Lo cargamos en fábrica directamente en contenedores precintados dirigidos a países árabes y China.  La pandemia sí ha afectado a la logística por el retraso ocasionado en el retorno de contenedores, pero todo apunta a que la demora quedará resuelta ya este verano. No hay problemas de almacenamiento alguno.

“Esta campaña, a diferencia de las anteriores, por fin vamos a tener garantizada el agua que tanto nos hizo falta”, apunta González, confiada en que habrá buena producción de forraje.  Por las lluvias, algunas parcelas no se han podido sembrar. En el secano, el primer corte se ha visto mermado según zonas debido al ataque de gusano verde, pero ya miramos al segundo, que viene con mucha fuerza y sano.

Hay muchas vezas, avenas y otros forrajes como hace años que no se veían. El arranque de campaña está resultando más complicado por la persistencia de las precipitaciones, pero, a su vez, le hemos dado “más valor aún al contrato que firman con nosotros los agricultores, asegurándose la venta de su forraje pese a inclemencias meteorológicas.  Ahora le pedimos a San Isidro que no llueva en un tiempo…”, concluye Julia González.